Alternativas a la discriminación. Prevención y protección integral de la violencia contra las mujeres

De Didáctica de la Filosofía

Contenido

Textos

Waris Dirie, Amanecer en el desierto

Me hallaba en Los Angeles para dar una charla sobre la mutilación genital femenina. Accedí a hablar, aun cuando me resultaba difícil. En 1995 violé un fuerte tabú tradicional y hablé públicamente de mi propia circuncisión. Me había convertido en portavoz de Naciones Unidas para este asunto, pero cada vez que hablaba de ello despertaba en mí dolorosos recuerdos emocionales y físicos. Lo cierto es que cuando era pequeña le suplicaba a mi madre que me lo hicieran, pues había oído que me haría limpia y pura. Cuando no era más alta que una cabra, mi madre me sujetó mientras una anciana me seccionaba el clítoris y la parte interna de la vagina y cosía la herida. No dejó más que una minúscula abertura, del tamaño de la cabeza de una cerilla, para orinar y menstruar. En su momento yo no tenía idea de lo que estaba ocurriendo, ya que nosotros jamás hablábamos de ello. Era un tema tabú. Mi hermosa hermana Halimo murió a consecuencia de aquello. Aunque nadie de mi familia me lo dijo, estoy segura de que se desangró o murió de una infección. Las mujeres midgaan que practican la circuncisión utilizan una cuchilla o un cuchillo afilado en una piedra para hacer el corte. En la sociedad somalí se las considera intocables, ya que proceden de una tribu que no es descendiente del profeta Mahoma. Usan una pasta de mirra para detener la hemorragia, pero cuando las cosas van mal no tenemos penicilina. Más adelante, cuando una chica se casa, en la noche de bodas, el novio intenta abrir a la fuerza la infibulación de la novia. Si la abertura es demasiado pequeña, se abre con un cuchillo. Después de años de lucha, me di cuenta de que en realidad es una mutilación, pero así y todo me sentía angustiada cuando hablaba del tema: temía que algo malo pudiera pasarme por violar el código de silencio. Vía Angelus Novus

¿Cómo tengo que ser para que me quieras?

Un tipo de relato que resulta especialmente eficaz para abordar este trabajo analítico es el que se desprende de referentes narrativos clásicos, de reconocida función didáctica y que resultan muy familiares a los espectadores. Ciertos mitos, los cuentos de hadas, las leyendas morales… los relatos clásicos ofrecen un espacio de gran riqueza para comenzar este tipo de toma de conciencia en torno a las narraciones: su estructura es particularmente clara y conocida y su papel como elementos de enseñanza social es fácilmente comprensible. Entre las fórmulas clásicas que tratan el tema del enamoramiento, destaca una que parece especialmente oportuna para activar el hábito de alerta y detección de patrones culturales y estereotipos sexistas: los cuentos que tratan el tema de lo que podríamos llamar “las verdaderas princesas”; narraciones de las peripecias de una muchacha cuyo alto origen es ocultado o arrebatado y que, gracias a sus cualidades y a la ayuda de un hechizo, del encuentro casual con un príncipe o de una prueba que sólo ella puede superar, termina destacando entre las impostoras y demostrando que, efectivamente, es la única merecedora del aplauso social y del amor del mejor de los hombres. “La princesa y el guisante”, “Blancanieves”, “Cenicienta”, “Piel de asno”,“La bella durmiente del bosque”… muchos cuentos infantiles utilizan esta emocionante fórmula, ilustrando de paso qué cualidades deberían asociar los más pequeños a la pareja feliz, a los protagonistas vencedores, a los “héroes” y “princesas”. ¿Cómo hay que ser para que te quieran? De acuerdo a estos relatos tradicionales él debe ser poderoso, curioso, decidido y persistente en la búsqueda; ella debe ser delicada, discreta, abnegada, resistente ante el sufrimiento, misteriosa, dulce, bondadosa… un conjunto de cualidades con las que, pese a haber sido momentáneamente condenada al maltrato y el aislamiento, la heroína de estos relatos consigue ser descubierta en sus virtudes, triunfar y ser amada. Ya desde la adolescencia se reconocen estas fórmulas y se dispone de sobrados recursos para comprender el rol social que estos relatos han jugado –y pudieran seguir desempeñando– en la actualidad. De ahí que el paso a relatos posteriores basados en el mismo esquema –con las oportunas adaptaciones culturales e históricas y el sofisticado enriquecimiento formal ligado a los nuevos soportes– resulte facilitado de un modo especial si se precede de referencias de este tipo. (p. 75)

Vídeos

Anuncio de Nocilla con publicidad machista subliminal

Artículos

¿Regresarías con tu agresor, sabiendo que vas a seguir siendo maltratada? En "Canal Tolerancia".

Juzgan a un hombre por violar y lesionar continuamente a su novia y ésta le defiende 11 de marzo de 2009

El agresor machista envejece "El país" 5/12/2009

Waris Dirie. Nuria Coronado realizó esta entrevista a la modelo y escritora Waris Dirie, de origen somalí, sobre la ablación que ella misma ha sufrido.

Más de 100.000 mujeres figuran en los archivos de violencia de género en "El mundo", 3/9/2009.

Apuñalado un hombre que auxiliaba a una mujer de su presunto maltratador en Madrid "El país", 13/11/2009

Piden 18 meses de cárcel para una mujer por pegar y amenazar a su marido en Arteixo

España conmueve a Europa: un país con 350 denuncias por maltrato falsas al día El confidencial, 23/8/2010.

La Defensora ve "preocupante" que el acusado tenga que demostrar su inocencia 21/1/2011

Can You Love a Child of Rape?

Así no se escribe un texto feminista

Documentos

LEY 13/2007, de 26 de noviembre, de medidas de prevención y protección integral contra la violencia de género

Webs

Kirira ONGD contra la mutilación femenina.

Violencia doméstica. Guardia Civil.

Unidades de Prevención, Asistencia y Protección contra los malos tratos a la mujer. Cuerpo Nacional de Policía

Varios

Razones por las que pocas mujeres denuncian los malos tratos

Publicidad: Ante el maltratador tolerancia cero

Actividad: El igualitarismo como proyecto ético Profesor Antonio A. Miñán.

Herramientas personales